Psicólogos en Madrid Centro

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosanse@gmail.com

La esperanza también tiene un lado negativo

La esperanza también tiene un lado negativo

Cuando nos encontramos ante un momento difícil o todo se ve oscuro y debemos salir adelante, la esperanza puede reconfortarnos y ofrecernos esa ayuda para encontrar la fuerza que nos hace falta. Ese es su lado hermoso, el que nos aporta esa fuerza cuando se nos pasa por la cabeza rendirnos.

Pero la esperanza también tiene un “lado oscuro” que nos puede hacer estancarnos en los problemas y no avanzar. Ocurre cuando nos dejamos llevar por esa ilusión de que mañana todo mejorará, que lleva a algunas personas a permanecer inactivas y no hacer nada en “el hoy” para que el mañana que esperamos sea realmente mejor. Y por ello los problemas no se solucionan, siguen estando ahí, porque la esperanza puede adormecernos si pensamos que la felicidad llegará en ese mañana en el que tengamos todo lo que queremos y no tenemos en el momento presente.

Ese es el peligro de la esperanza, que puede convertirse en una manera de evadirnos de la realidad para no mirarla de frente, centrándonos en la promesa de un mañana mejor que nos resulta más agradable que la realidad.

La esperanza se puede equiparar a una palmadita en la espalda y un abrazo que necesitamos. Algo que nos conforta, nos envuelve, nos hace sentir mejor… pero que no nos hace actuar. Lo que sí nos lleva a actuar es creer y tener fe, que hacen que un camino de posibilidades se abra delante de nosotros. Cuando creemos, aunque no podamos ver ese camino con seguridad y las fuerzas nos fallen, nos ponemos en marcha para crear ese mañana que sabemos que puede ser mejor. No es que esperemos que sea mejor, sino que sabemos que será así y que podemos elegir cómo realizar ese cambio que, si preferimos adormecernos en la esperanza, esperaremos continuamente sin hacer nada.

Podemos quedarnos esperando que nuestra vida cambie, gracias a algo o alguien, o podemos elegir creer que somos nosotros los que vamos a llevar a cabo ese cambio.

Leave a comment

Your email address will not be published.