Psicólogos en Madrid Centro

Primera sesión GRATIS. Resto 35 €. Estudiantes 30 €. 91 013 69 30 / 665 935 794 | psicologosanse@gmail.com

Autoestima y celos: una relación habitual

Autoestima y celos: una relación habitual

No hace falta decir que entre los sentimientos más dañinos, especialmente en parejas aunque también se dan entre hermanos o en otros ámbitos como el trabajo, se encuentran los celos y las intensas emociones que éstos llegan a generar. Y aunque son originados por diversas razones, a menudo se coincide en apuntar a que que la principal es la baja autoestima.

Para una persona celosa, la idea de perder a quien quiere, o que su pareja le engañe, es insoportable. Eso les hace tender a buscar de manera constante la certeza de que no va a ocurrir. Pero la necesidad de buscar en todo momento pruebas que lo confirmen o desmientan puede tener tan intensidad y ser tan perturbadora que, por muy claras que sean las pruebas, resulte difícil de eliminar.

En las personas con baja autoestima se suele dar una tendencia a buscar de una manera constante evidencias que les ayuden a sentirse seguras acerca de su pareja, ya que ese problema en su autoestima les hace sentir que no merecen a la persona que está a su lado, y por tanto se mantienen alertas a cualquier amenaza que pueda hacer peligrar la relación. Esta mezcla de necesidad de control y sensación de que pueden perder lo que tienen es la que hace surgir los celos y las conductas compulsivas que les llevan a buscar certezas acerca de los verdaderos sentimientos de la otra persona.

También la baja autoestima es el motivo de que la autoestima de algunas personas dependa de los demás. Es decir, que sean los demás los que deciden la valía de esa persona, de manera que tienden a pensar que sólo son guapos o guapas si le gustan a una persona en concreto. Eso hace que surja la necesidad constante de recibir halagos y otras pruebas por parte de su pareja. Esto, junto con la inseguridad que hemos comentado, propicia que surjan las sospechas sobre la actitud del otro.

Por tanto, podríamos decir que la autoestima baja es en unos casos el origen de los celos, y en otros es su consecuencia, de manera que la autoestima que era alta antes de surgir los celos puede verse afectada por éstos y disminuir si no se tiene cierta seguridad sobre la fidelidad o los sentimientos de la pareja.

Leave a comment

Your email address will not be published.